El gobierno y los trabajadores

El gobierno y los trabajadores 


No hubo sorpresas el 23 de octubre y Cristina logró la reelección con más del 50% de los votos. En su segundo mandato tendrá mayoría en diputados y senadores, es decir que asumirá con el poder absoluto para hacer y deshacer a su antojo.
Con más o menos expectativas la amplia mayoría de los trabajadores y sectores populares le dieron su apoyo al gobierno. Probablemente muchos han definido su voto por el mal menor ya que el resto de la oposición tradicional, los Alfonsín, Duhalde o Rodríguez Saa, solo proponen como alternativa los clásico planes de ajuste o, como Binner, vienen avalando lo fundamental de la política de entrega a las multinacionales además de haberse colocado de la mano de la Sociedad Rural y de las grandes multinacionales del campo. Muchos han puesto su voto confiando en que la continuidad del gobierno sería la mejor garantía para evitar que las consecuencias de la crisis económica que recorre el mundo golpee de lleno en nuestro país, piensan también que, comparado con otros tiempos, no estamos tan mal o confian que con todo el poder en sus manos el gobierno va a ser finalmente “nacional y popular”.
Respetamos la opinión que la mayoría de los trabajadores han expresado con su voto, aunque no la compartimos, y queremos abrir un diálogo con todos ellos. La pregunta es ¿qué hará el gobierno con los millones de votos que obtuvo? ¿para qué va utilizar todo el poder que tiene en sus manos?

 

Todo el poder para profundizar… ¿Qué modelo?
A los millones de trabajadores que han votado a Cristina queremos decirles que tienen todo el derecho de exigirle que con todo ese poder ahora avance en eliminar el trabajo en negro, precario o tercerizado, prohibir por ley los despidos, expropiando a las patronales que no cumplan, mejorar los salarios haciendo que alcancen para cubrir la canasta familiar terminando con poner topes a los salarios mientras los patrones se siguen llenando los bolsillos cada vez más. Quienes le han confiado su voto podrán exigirle que use ese inmenso poder para, por ejemplo, dejar de pagar la deuda externa y de enviarle millones al Club de París y destinar esos recursos para solucionar el problema de la vivienda o para la salud y la educación públicas.
Ya no hay ningún “fantasma” de derecha que le impida al gobierno terminar con los subsidios millonarios que otorga a las empresas privadas y multinacionales con los cuales vienen obteniendo fabulosas ganancias.
Los trabajadores que le han conferido todo el poder a Cristina deberán exigirle que detenga de inmediato el tremendo saqueo de nuestros recursos naturales, como el petróleo, la minería y hasta el agua, que vienen llevando adelante las multinacionales con el aval del gobierno.
Queremos decirles con toda sinceridad a los compañeros trabajadores que le han dado su voto a Cristina que no tenemos ninguna expectativa que avance por este camino. Creemos que más temprano que tarde, el nuevo gobierno va a defraudar las expectativas de los millones que le dieron su voto. Pero no solo eso, sino que además va a utilizar ese inmenso poder obtenido para profundizar su modelo en contra de los trabajadores y sectores populares y para continuar favoreciendo los intereses de los patrones y empresarios.

Los trabajadores unidos en las luchas
En su primer discurso luego de las elecciones la presidenta convocó a la “unidad nacional”, es decir a la unidad con toda la oposición patronal que la amplia mayoría repudió en las elecciones y a unirnos los trabajadores con los patrones. También convocó a los dirigentes sindicales entreguistas. Nada bueno puede haber para los trabajadores si nos unimos con los mismos que nos explotan todos los días en nuestros lugares de trabajo. El gobierno, que viene tomando medidas preventivas en favor de las grandes patronales de la industria y el campo ante los primeros síntomas de la crisis económica en nuestro país, se prepara para un segundo mandato de Cristina donde la crisis golpee de lleno e intentará que seamos los trabajadores y el pueblo los que paguemos una vez más los costos.
Por eso, más allá de las diferentes opiniones que tengamos los trabajadores, y sin distinción de voto, algo debe estar claro: Debemos estar unidos en defensa de nuestros intereses y en las peleas de todos los días. Esa es la unidad que necesitamos, no la “unidad nacional” con los que nos explotan todos los días ni con los dirigentes que traicionan, sino la unidad de los trabajadores y el pueblo.

FIT: poner los votos al servicio de las luchas
Los más de 500 mil votos obtenidos por el Frente de Izquierda son una enorme conquista de la unidad, de todos los que dimos la pelea electoral y del conjunto de los luchadores. Ahora tenemos un desafío y una responsabilidad aún mayor, junto con mantener la unidad, de abrirlo a todas las organizaciones y luchadores combativos y poner al FIT y los votos conseguidos al servicio de las luchas que tenemos por delante. Desde el PSTU llamamos al conjunto de los trabajadores a unirnos en esta pelea, a todos los que nos acompañaron en las elecciones a organizarnos juntos para continuar este camino.

http://www.pstu.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=294:gobytrab&catid=59:cnacionalportadapestana&Itemid=68

 

 

Deja un comentario

Debates por mes