Categorías
Nacional Sindical

Zanola en el horno

Zanola en el horno

“Voy a pedirle ayuda al Papa”. Con esa jocosa frase y mientras preparaba su traje, Hugo Moyano hacía referencia a un ruego que haría al “Santo Padre” para lograr una suma fija para fin de año.zanola preso Días antes Cristina había otorgado $350 por única vez a los jubilados. No a todos. Sólo a quienes cobran la mínima. Con esa medida, al igual que los 180 pesos de asignación por hijo de desocupado o trabajador en negro (no universal), el gobierno peronista simula que está “distribuyendo la riqueza”. Nada más falso. Mientras por esos conceptos se van a destinar 6.000 millones de pesos por año, los Kirchner están reconociendo 9.000 millones de ¡dólares! más de deuda externa, a través del nuevo canje entreguista que beneficia a usureros y fondos buitres.

Los 350 a los jubilados son una burla. La mayoría cobra 827 pesos, casi la mitad de los 1.500 de salario mínimo (también de pobreza) que percibirán los trabajadores desde enero de 2010. Vergonzoso.

Mientras Moyano y Cristina le besaban la mano al Papa en Roma, Juan José Zanola, el titular de la Bancaria, caía preso junto con su esposa y otras cinco personas. Está acusado de “asociación ilícita” en la causa por la “mafia de los medicamentos truchos”. Zanola había pagado tres millones de pesos para ser eximido de prisión, cifra que un trabajador no podría juntar aunque trabaje toda una vida. Los buenos oficios del gobierno no alcanzaron para salvarlo. “En la Rosada hay más fotos de los Kirchner con Zanola que conmigo”, dijo la ex ministra Ocaña. Y si se tira un poco más del ovillo, se podría llegar a probar por qué los laboratorios fueron los principales aportantes de la campaña presidencial de Cristina.

La presidenta fue con Moyano a visitar al Papa ratificando su apoyo al modelo sindical pro-patronal encarnado por la CGT y los Gordos. Un “modelo” sindical lleno de burócratas traidores de profesión, que pactan salarios miserables, dejan pasar los despidos y usan sus puestos sindicales para negocios personales. Manejan millones de las obras sociales, adiestran a la patota para apalear a sus opositores, aplican sus estatutos para expulsar a quienes los cuestionan, cobran la cuota sindical que les otorga la Ley de Asociaciones Profesionales y se atornillan de esa manera a sus sillones por décadas. Es el caso de Zanola, quien hace 30 años está en el gremio bancario.

Zanola es un pez gordo. Ascendió de la mano de Rucci y Lorenzo Miguel. Se llevó bien con la dictadura de Videla, luego con el “Coti” Nosiglia y Carlos Menem. Siempre al servicio de las patronales y en contra de los trabajadores. De 90.000 afiliados durante los 90, pasó a tener 10.000 en la actualidad.

Por eso hay un potente burocraticida que está fumigando a esta casta parasitaria. Un poderoso veneno que recorre gremios y puestos de trabajo: el “sindicalismo combativo”. Representado en los nuevos cuerpos de delegados y comisiones internas que desafían diariamente el dictado de estos burócratas. Nuevas conducciones que encabezan luchas y rebeliones, como la de los autoconvocados de la Salud en Tucumán, los trabajadores de Kraft, el Subte, los ferroviarios del Sarmiento, Zanón y tantos otros dirigentes y agrupaciones opositoras en distintos sindicatos. Nuevas conducciones que luchan, enfrentan la unidad patróngobierno- burocracia y, con la solidaridad de los sectores populares, logran avances importantes. Como lo fue la reincorporación de la interna en Kraft o la tutela sindical y otras reivindicaciones logradas en subterráneos.

Mientras la burocracia habla de “zurda loca”, por la base hay un creciente apoyo a los dirigentes combativos y a la izquierda, que en muchos lugares es parte destacada de ese proceso. Hay un odio visceral contra los Zanola, Lescano, Cavalieri, Gerardo Martínez y Moyano. También contra los Yasky y la CTA que no mueven un dedo por unificar los reclamos de docentes y estatales.

Para enfrentar a los que luchan y al nuevo sindicalismo, la CGT y el gobierno habían planificado un acto en Plaza de Mayo que tuvieron que levantar. Ahora convocan para el 15 de diciembre en la cancha de Vélez. Ese día se va a mostrar lo más repudiable y corrupto de la burocracia sindical. Acto al que no hay que concurrir, mientras se prepara una gran marcha para el 20 de diciembre en un nuevo aniversario del Argentinazo.

Izquierda Socialista convoca a apoyar las luchas. Por un aumento salarial de emergencia de $ 1000 para todos los trabajadores y contra los despidos. Y llama a apuntalar y desarrollar al nuevo sindicalismo y a repudiar la criminalización de la protesta social. Para ello pone a disposición el acto del próximo 7 de diciembre en el Bauen donde participarán dirigentes sindicales clasistas y revolucionarios de Venezuela y otros países. Y convoca a acompañar la movilización de los ferroviarios el 9 de diciembre por su absolución (ver páginas centrales y contratapa). Todo en el camino de impulsar una nueva dirección sindical y política para el movimiento obrero.

El Socialista 02/12/09

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *