Categorías
Cultura Nacional

Tanguito: Un Alma Rockera

Tanguito: Un Alma Rockera

Tanguito yo soy Ramses
El pasado martes 19 de mayo se cumplieron 43 años de la muerte de Tanguito, uno de los pioneros de nuestro rock y autor de «La balsa», el clásico que grabaron Los Gatos en 1967. 
El martes se cumplieron 43 años de la muerte de José Alberto Iglesias, más conocido como Tanguito, un singular artista de los albores del rock argentino, que compuso La Balsa junto a Litto Nebbia y dejó apenas una placa registrada pero cuya figura atravesó el tiempo, transformándose en una leyenda del origen del rock local.
La vida de José Alberto Iglesias de Caseros -su verdadero nombre- fue corta, dramática e intensa, y estuvo siempre teñida por un halo de misterio que alimentó al mito y le imprimió aún más encanto a su figura.
Tanguito, que murió en 1972 con apenas 26 años, siempre fue parte de la historia constitutiva del rock argentino, y se erigió en un personaje popular y masivo en la década del 80, cuando su historia llegó a la pantalla grande de la mano de Marcelo Piñeyro con la taquillera película Tango Feroz.

Los Gatos La Balsa simple


Nació el 16 de septiembre de 1945 en San Martín y era el cuarto hijo de un vendedor ambulante y una empleada de servicio doméstico. Abandonó la escuela secundaria para dedicarse durante un tiempo a la jardinería en la escuela del Jardín Botánico, pero a los 15 años decidió dejar todo para abocarse a la música.
Dos años después cantó en clubes de barrio, interpretando canciones populares de rock and roll, tiempos en que adquirió cierto prestigio como bailarín de rock.
Su debut discográfico fue en 1963 como cantante de Los Dukes, grupo en donde entonó los temas Decí por qué no querés (de Palito Ortega y Dino Ramos) y Mi Pancha (una canción suya); con esa misma banda en 1964 compartió escenario con Sandro y Los de Fuego, los Pick Ups y los Bobby Cats (cuyo cantante era Billy Bond).
Ese año, Horacio Martínez, mánager de Los Gatos, le propuso editar un disco como solista para el sello RCA Víctor, algo que llevó a que Tanguito dejara a Los Dukes y comenzara a preparar material, aunque el proyecto nunca se concretó.
Dos años más tarde, Tanguito era uno de las figuras que, al igual que Moris, Lito Nebbia, Miguel Abuelo, Ciro Fogliatta y Javier Martínez, frecuentaba La Cueva, un reducto conocido como la «Cuna del Rock Argentino» y que cobijaba parte de la bohemia de Buenos Aires. Aquellos que frecuentaban La Cueva también solían pasar sus noches en el bar La Perla del Once, donde nació La Balsa, la canción más emblemática del rock argentino. El tema fue compuesto durante una madrugada, cuando Tanguito se dirigió al baño del bar y allí comenzó a esbozar los primeros versos y acordes del tema.
En un año y medio -entre diciembre de 1966 y abril de 1968- se dieron los hechos más importantes de su vida artística: además de componer La balsa, participó de un espectáculo antológico junto a sus amigos de La Cueva, actuó en televisión, y logró grabar su primer trabajo como solista titulado La princesa dorada.
En los estudios RCA y acompañado por la orquesta de Horacio Malvicino, Tanguito registró La princesa dorada, escrito junto a Pipo Lernoud, y El hombre restante, coautoría con Javier Martínez para un disco simple.
Su segunda y última grabación llegó en 1970, cuando aceptó realizar un disco para Mandioca, que finalmente salió editado en 1972 bajo el título Tango.
En este material quedaron registradas Natural, Amor de Primavera, La balsa y Todo el día me pregunto, muchos de ellos grabados por él solo con la guitarra y el baterista de Manal Javier Martínez, luego de que Tanguito faltara a varias sesiones y el resto de los músicos abandonara el proyecto.
La época de grabación de esta placa encuentra al músico en situaciones complicadas, tanto por cuestiones personales vinculadas con su afición a los tóxicos como por el recrudecimiento de la persecución policial, que trajo como consecuencia que fuera detenido en numerosas ocasiones y, finalmente, enviado a prisión a la cárcel de Villa Devoto en febrero de 1971.
También estuvo internado en el Hospital Neuropsiquiátrico José T. Borda, que había inaugurado un servicio de Drogadicción. Tanguito pasó allí muchos meses, y fue sometido a electroshocks y a shocks insulínicos.
En mayo de 1972 fue declarado judicialmente demente y trasladado a la Unidad Penitenciaria 13 del mismo hospital, destinada a criminales psicópatas.
En la madrugada del 19 de mayo de 1972, logró fugarse y consiguió llegar a la estación Pacífico con la intención de abordar un tren del Ferrocarril General San Martín rumbo a su casa. Ese día, Tanguito cayó a las vías y terminó su vida bajo las ruedas del tren en el puente sobre la avenida Santa Fe. El episodio nunca fue investigado y ningún medio de prensa de la época registró el suceso.

Dali Iglesias  20/05/15

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *