Categorías
Internacional Sindical

Masiva huelga de ferroviarios en Alemania por reclamo salarial

La Deutsche Bahn, controlada a 100% por el Estado alemán, propuso un alza de 1,5% de los salarios a partir de enero de 2022, y luego de 1,7% desde marzo 2023.

Esa propuesta es considerada insuficiente por el sindicato que exige un aumento salarial del 3,2% y un “bono por coronavirus” único de 600 euros (703 dólares). El aumento consiste en el 1,4% desde 2021 y un alza de 1,8% en 2022.

«Los ferroviarios están hartos de que se los engañe mientras los directivos se llenan los bolsillos de millones», afirmó Claus Weselsky, presidente del sindicato GDL, informó la agencia de noticias AFP. El operador de trenes alemán Deutsche Bahn rechazó las demandas.

Deutsche Bahn dijo que solo alrededor de una cuarta parte de sus trenes de larga distancia funcionarán el miércoles y jueves, con prioridad para las conexiones entre Berlín y ciudades del oeste, así como entre Hamburgo y Frankfurt.

El sindicato GDL realizó ocho huelgas a nivel nacional en 2014 y 2015 para impulsar sus demandas.

¿Porqué es importante la Huelga ferroviaria?

El desencadenante de la introducción de la “Ley de negociación colectiva unificada” fue una ola de huelgas en la primavera de 2015. La GDL llevó a cabo una huelga histórica durante más de seis meses. Pero no solo paralizaron el tráfico de trenes en Alemania con sus huelgas durante semanas: los pilotos de la Cockpit Association (VC) y los asistentes de vuelo de la Independent Flight Attendant Organization (UFO) también lucharon contra el deterioro masivo y la disolución de la empresa en Lufthansa.

La huelga de GDL fue particularmente explosiva, ya que paralizó efectivamente el tráfico ferroviario de larga distancia e incluso el transporte de mercancías. El Sindicato de Ferroviarios y del Transporte (EVG, según sus siglas en alemán), en cambio, se distanció de las huelgas del GDL y se orientó hacia la negociación y compromiso con la patronal y el gobierno. La huelga de la GDL había revelado la posición progubernamental del EVG. Pero la burocracia de la Confederación Alemana de Sindicatos (DGB, según sus siglas en alemán) y el Gobierno de gran coalición (GroKo, por sus siglas en alemán) introdujeron la Ley de Unidad de Negociación Colectiva para regular los conflictos de la negociación colectiva.

Como resultado, el EVG, como sindicato mayoritario, adquirió la condición de interlocutor de DB y el GDL tuvo que adaptarse a los acuerdos. La competencia reaccionaria entre las burocracias sindicales y la acción del gobierno condujo a un endurecimiento antiobrero del derecho de huelga.

El objetivo declarado de la ley era poder prohibir en el futuro las huelgas de alto impacto de los pequeños sindicatos profesionales. Aunque la ley no permite directamente la prohibición, desde los años 50 sólo son legales en la República Federal Alemana (RFA) las huelgas en las que un sindicato pretende obtener un convenio colectivo. Asimismo, los tribunales deben considerar que una huelga es «proporcionada».

Muchos juristas parten de la base de que, de acuerdo con la jurisprudencia establecida, las huelgas que se lleven a cabo por un convenio colectivo pero que no sean válidas en virtud de la Ley de Unidad de Negociación Colectiva se considerarán ilegales: Lo más probable es que los tribunales civiles consideren «desproporcionada» la huelga por un convenio colectivo posteriormente inválido. Según la Ley de Unidad de Negociación Colectiva, sólo es válido el convenio colectivo del sindicato con mayor número de afiliados en una empresa.

La lucha por el derecho de huelga

La huelga de la GDL es, por tanto, una lucha de carácter político por el propio derecho de huelga, que está siendo reprimido por las burocracias de la DGB. Si el GDL quiere imponer sus reivindicaciones salariales, debe convocar a toda la plantilla a la huelga, no sólo en las 16 sucursales donde tiene mayoría. Los trabajadores deben poder controlar y dirigir democráticamente su huelga.

Mientras la prensa burguesa, los políticos y los burócratas ejercen una presión extrema sobre los compañeros de la GDL con acusaciones y calumnias, éstos deben poder celebrar sus reuniones de huelga y coordinarse con otros compañeros de los sindicatos de la DGB y de los sindicatos minoritarios. Esto crearía una lucha de facto por la ampliación del derecho de huelga.

Recientemente, los trabajadores de Gorillas (una empresa de alimentos) han impugnado el restrictivo derecho de huelga alemán. Pero los trabajadores ferroviarios tienen una posición mucho más fuerte debido a la centralidad de su trabajo en las cadenas de valor de la industria alemana. Ellos, junto con otros sectores como los Gorillas, podrían luchar efectivamente por una ampliación del derecho de huelga con sus paros.

Baran Serhad Munich | @El_Comandante

Simon Zamora Martín  Enfoque Rojo

Masiva huelga de ferroviarios en Alemania por reclamo salarial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *