Huelga Indefinida en la minería asturleonesa y aragonesa

Huelga Indefinida en la minería asturleonesa y aragonesa

El Plan del Carbón 2006-2012, rubricado por Zapatero tras las revueltas mineras de 2005, pretende ir desmantelando todo un sector estratégico como es el de la minería del Carbón.

El Plan del Carbón 2006-2012, rubricado por Zapatero tras las revueltas mineras de 2005, pretende ir desmantelando todo un sector estratégico como es el de la minería del Carbón. En él se contempla una desmantelación progresiva hasta el 2018, con toda una serie de partidas para facilitar la reconversión. El gobierno de Rajoy, en su Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, propone una reducción global del 64% para todo el montante económico del Plan (mientras en Alemania se decide que las minas, como sector estratégico, permanecerán activas a futuro).

Nos encontramos pues con que estos recortes afectan de una forma “ligera” a la producción, mientras que acaban por completo con cualquier prevención de riesgos y seguridad en el puesto de trabajo (¡0€!), eliminan el 98% de las becas para jóvenes de las cuencas mineras y cifran en apenas 39 millones de € el monto necesario para reconvertir todo un sector de actividad. Desde 1991 el sector ha perdido 41.000 empleos. Alrededor de esta actividad se calcula que se generan 30.000 empleos indirectos, de los que dependen unas 200.000 personas. Por supuesto los sindicatos ponen el grito en el cielo y anuncian el comienzo de movilizaciones.

El Plan del Carbón 1998-2005 fue rubricado por el gobierno Aznar tras unas revueltas en 1998 que supusieron casi un mes de paros en las Cuencas Mineras asturianas. En él se cifró el coste de la reestructuración del sector en 7.226 millones de euros, según aseguró en marzo de 2005 el entonces secretario general de Energía, Antonio Fernández Segura. De esa cifra, las mayores partidas fueron: 3.511 millones al funcionamiento de las explotaciones, 220 millones al cierre o reducción de la actividad y 170 millones a financiar el transporte de carbón entre cuencas. El plan contemplaba una importante reducción, de forma gradual, de la producción de carbón, al pasar de los 18 millones de toneladas que se extraían en 1997 a los poco más de 12 del año 2004. En cuanto al número de empleados, la previsión era pasar de los 22.800 de 1997 a 17.500 en 2004, aunque finalmente la reducción fue mayor y en esa fecha había 14.500 trabajadores en las minas españolas. La reestructuración fue intensa, pero las alternativas no terminaron de crearse.

El Plan del Carbón 2006-2012, rubricado por Zapatero tras las revueltas mineras de 2005, pretende ir desmantelando todo un sector estratégico como es el de la minería del Carbón. En él se contempla una desmantelación progresiva hasta el 2018, con toda una serie de partidas para facilitar la reconversión. El gobierno de Rajoy, en su Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, propone una reducción global del 64% para todo el montante económico del Plan (mientras en Alemania se decide que las minas, como sector estratégico, permanecerán activas a futuro). Esto es, decide quedarse con la partida de 450 millones asignada por la UE para tal sector y matar de hambre por el camino a las más de 200.000 personas que dependen directamente de la minería solo en Asturias. Este recorte supone:

De los 703 millones se quedan en únicamente 253. Los sindicatos desgranan el día de la 1ª jornada de huelga las partidas que se veían afectadas por la reducción del presupuesto. Las ayudas a la producción de carbón, es decir, el dinero con el que se subvenciona a las compañías mineras, pasa de 301 millones a 111. La partida para la creación de infraestructuras (fondos mineros) se reduce de 167 a 101,6 millones. En el caso de las becas (ayudas a estudios universitarios, de bachillerato y Formación Profesional, y cursos de idiomas en el extranjero) se pasa de 56 a 2 millones. Para la instalación de nuevas empresas en las zonas mineras (reconversión industrial y económica), la partida, de 167 millones, baja hasta los 39. Y en materia de Seguridad Minera, el Plan preveía una inversión de 12 millones que, en caso de aprobarse los Presupuestos -y todo apunta a que será así- el dinero desaparece, pasan a ser cero €.

Nos encontramos pues con que estos recortes afectan de una forma “ligera” a la producción, mientras que acaban por completo con cualquier prevención de riesgos y seguridad en el puesto de trabajo (¡0€!), eliminan el 98% de las becas para jóvenes de las cuencas mineras y cifran en apenas 39 millones de € el monto necesario para reconvertir todo un sector de actividad. Por el camino, el número de niños que se ven abocados a trabajar en las minas de países que venden la tn. de carbón más barata, aumenta con la crisis. Desde 1991 el sector ha perdido 41.000 empleos.

En aquel año había cotizando en el régimen especial de la minería un total de 45.212 personas. Un número que se ha reducido hasta llegar a los 4.000, una cifra a la que hay que sumar otros tantos trabajadores de las subcontratas. Alrededor de esta actividad se calcula que se generan 30.000 empleos indirectos, de los que dependen unas 200.000 personas. De los 20 millones de toneladas de carbón que se extraían, se ha pasado a sacar alrededor de 8,5 millones.

Por supuesto los sindicatos ponen el grito en el cielo y anuncian el comienzo de movilizaciones. Sindicatos de CCOO y UGT deciden convocar paros en todo el sector minero y del carbón en España, que comenzarán el miércoles 23 de mayo y continuarán el jueves 24 y los días 30 y 31 con el objetivo de que ese último día se sumen a la huelga todos los sectores de las cuencas mineras. El día 30 ya se convierten los paros en huelga indefinida tras la reunión con la Comisión de Seguimiento del Plan del Carbón, que los sindicatos retratan como una “tomadura de pelo” al reafirmarse el Ministerio de Industria en los recortes sin ningún diálogo. UGT además advierte de que el Gobierno propone además un cambio de formato en las reuniones, de tal forma que sean bilaterales: empresarios por un lado, sindicatos por otro.

Comienzan los paros, que ya son totales desde el primer día según los sindicatos, y los encierros. El día 23 ocho mineros leoneses se encierran en el Pozo de Santa Cruz de Páramo del Sil, afirmando ya desde el primer momento que “Si no hay solución saldremos del pozo con los pies por delante”. También se encierran los compañeros asturianos, cuatro de ellos en el Pozo Santiago (Aller) y otros cuatro en el Pozo Candín (Llangreu).

Se convoca asímismo una marcha de mineros a Madrid frente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que parte a las 11.30 de la mañana de las inmediaciones del Santiago Bernabeu. La jornada acaba siendo bastante accidentada, se detiene a un minero del Pozo Maria Luisa acusado de ¡terrorismo! y la Fiscalía de Madrid pide su encarcelamiento preventivo para impedir que participe en otras movilizaciones del sector. En realidad la acusación es por romperle la nariz a un antidisturbios, aunque los vídeos muestran claramente que la persona detenida poco tenía que ver, pues no estuvo ni a metro y medio de cualquier agente. También se detiene a un activista del 15M.

La Delegada de Gobierno, Cristina Cifuentes, tiene el rostro de utilizar las redes sociales para negar el uso de pelotas de goma por parte de la policía, mientras que los vídeos la dejan en evidencia.

Para el día 31, la Federación de Industria de CCOO advierte al Secretario de Estado de Energía que si el Gobierno no presenta una propuesta seria que desbloquee el conflicto, los sindicatos mineros aumentarían el grado de intensidad de sus protestas.

Ante la “cerrazón del ministerio”, la Federación Industria de CCOO y FITAG-UGT decide pasar de las palabras a los hechos y convocar huelga general indefinida en la minería del carbón. El paro resulta un éxito al ser secundado por la totalidad de los trabajadores del sector y comienzan en Asturias los más de 300 cortes de carretera y vías ferroviarias con los que los mineros pretenden que se conozca el exterminio que se está intentando perpetrar en las Cuencas Mineras.

El 3 de junio comienza asimismo una huelga indefinida en el sector del transporte asturiano, con lo que las comunicaciones dentro de Asturias y con la Meseta quedan cortadas. Las peticiones de la patronal incluyen la pérdida de antigüedad de los trabajadores, la eliminación del plus de nocturnidad o 18 meses de prueba con despido libre para los conductores noveles. Finalmente el viernes 8 se desconvoca la huelga en el transporte al llegar a un acuerdo tras muchas horas de asamblea con la patronal. Con esta convocatoria el conflicto minero se retroalimenta del conflicto del transporte. Ambos colectivos realizan piquetes en su ámbito. Llegan también noticias esos días de un ERE en Thyssenkrupp Norte S.A.

Los diferentes sindicatos comienzan a movilizarse. Para el 4 de junio, por ejemplo CCOO decide comenzar una acampada frente a la Delegación del Gobierno de Oviedo, SOMA opta por concentrarse en el Pozu Candín y en el Santiago… Mientras, un centenar de mineros le corta en Teruel el suministro de carbón a una central térmica

Para el 6 de junio hay convocada otra reunión de la Comisión de Seguimiento en Madrid, a la cual finalmente no dejan acceder más que a dos representantes de cada sindicato. Debido a ello nueve sindicalistas deciden encadenarse a las puertas del Ministerio, entre quienes destaca Jose Ángel Fernández Villa, conocido en las Cuencas precisamente por vender a los mineros en otros conflictos, pero resulta fundamental el aparentar no ser parte del problema y salvar la cara para futuras negociaciones.

El ambiente se caldea aún más, y ya comienzan los enfrentamientos directos con la Policía y Guardia Civil. En Santa Cristina de Lena (Asturias), los mineros deciden hacer frente a los antidisturbios para proteger las barricadas y que los cortes de carretera cumplan su función. Pertrechados con gomerus y defensas de las utilizadas en la mina para la canalización, hacen frente durante horas a los antidisturbios de la Guardia Civil.

Los mineros cortan asímismo la comunicación ferroviaria con la Meseta tirando árboles en las catenarias como medida de presión. Asturias está virtualmente aislada, entre la huelga de transporte por carretera y los cortes en las vías ferroviarias. Se detiene a dos mineros del pozo Carrio de Hunosa, en Laviana, que fueron absueltos en un juicio rápido celebrado en los Juzgados de la capital lenense, al no encontrarse pruebas de su participación en hechos punibles.

En la localidad de Ciñera de Gordón (León) se desata ese mismo 6 de junio una verdadera batalla campal entre antidisturbios de la Guardia Civil y mineros con el corte de la N-630 con kilos de carbón ardiendo. Hay dos heridos por impactos de pelotas de goma, entre ellos el alcalde de la localidad, Paco Castañón (PP), que relataba a RadioLeón “entraron en medio del pueblo, y eso es peligrosísimo. Están usando botes de humo y pelotas de goma y aquí ya no sólo estamos los que participábamos en el corte de la N-630, sino todos mezclados. Hay niños que salen del colegio, ancianos…”. Los miembros del GRS de la Guardia Civil están intentando “tomar” Ciñera calle a calle; los mineros responden con petardos y cohetes

Los medios internacionales reflejan el conflicto (hasta el New York Times proporciona más información sobre las barricadas que, por ejemplo, El Mundo), mientras que en las televisiones y periódicos españoles apenas se considera noticia, salvo en las regiones directamente afectadas.

El 7 de junio se repiten en Ciñera los enfrentamientos: un ‘piquete’ de más de 200 mineros forma una barricada con neumáticos, piedras, quitamiedos, contendores alimentada por fuego. Detrás, con el rostro cubierto y armados con piedras, bengalas y cócteles molotov, los mineros se preparaban para revivir la batalla campal que se había vivido en las calles de Ciñera apenas 24 horas antes. Los mineros consiguen hacer retroceder a los antidisturbios tras varias horas de enfrentamientos.

En toda Asturias se producen unos 190 cortes de carreteras y el conflicto parece extenderse a León y a Aragón, en donde los mineros de la cuenca de Andorra (Teruel) se unen a las movilizaciones llegando a bloquear el carbón a una térmica, y entrando en las Cortes Aragonesas y un acto del PP de Teruel. El 7 por la noche se produce en Asturias un extraño incendio de una planta de neumáticos que empleaban los mineros para cortar las carreteras.

En este clima, los sindicatos CCOO y UGT convoca una huelga general para las cuencas mineras de Asturias, Castilla y León y Aragón que tendrá lugar el día 18. Ese día se cortan otras 60 carreteras. El día 8 también se da a conocer la convocatoria de la tercera huelga indefinida. Esta vez se trata de los profesores interinos (un colectivo de unos 2500 maestros) que declaran la huelga general indefinida.

Durante los días siguientes se intenta sofocar el conflicto mediante la desconvocatoria de la huelga de transportes. Las empresas de transporte de viajeros aseguran haber sufrido el sabotaje de unos 150 autobuses y un “lucro cesante” (dinero que han dejado de ingresar de 1,2 millones, a 250.000€ por jornada perdida). Durante el fin de semana se cortan 109 carreteras y de nuevo los trenes sufren sabotajes en las vías que terminan en cortes del servicio. El 8, en el pozo de Santiago, en Aller (Asturies) los antidisturbios cargan duramente contra los concentrados en apoyo a los mineros encerrados en la mina, sin distinguir entre mineros, familiares o simples curiosos.

Tras el fin de semana, en que el conflicto se relaja un poco, para el día 11, de los diversos encerrados en los pozos han abandonado 3 mineros debido a ataques de ansiedad y gastroenteritis. En esta jornada se han sumado a las protestas los mineros de Palencia, que han cortado la A67 y la N611 a la altura de Mave. Estos mineros ya habían realizado encierros y otras protestas ante la Junta de Castilla y León. En esta jornada también se han vivido choques en la provincia de León, con nuevos cortes de carreteras y ferrocarril y 6 piquetes detenidos (a los que se suman 2 más esta mañana en Albares de la Ribera -León-). [Actualización: 8 piquetes que ya han sido puestos en libertad]
Hoy la GRS ha decidido en estas poblaciones leonesas cambiar su estrategia y detener a la gente dentro de los pueblos, provocando escenas hilarantes como el choque entre dos vehículos de la propia Guardia Civil al invadir el carril contrario en su intento de acorralar a los mineros para no chocar con un coche particular, consiguiendo que el presidente del comité intercentros de Uminsa, Guillermo Sánchez declarase “No puede ser que estén entrando en las poblaciones cargando y deteniendo a los trabajadores tranquilamente andando por las calles, porque si cambiamos de operativo cambiamos de guerra”.

En este clima, incluso The Guardian se hace eco de las revueltas en España y publica una carta de solidaridad de líderes sindicales mineros británicos (Time to stand with Spanish miners):

En una carta publicada por ‘The Guardian’, los mineros lamentan el “apagón” en la prensa británica de la problemática del carbón en España, que contrasta con la “extensa cobertura a la crisis económica que se vive en el país”.
No obstante, los mineros españoles están reaccionando a las “medidas de austeridad” y a los “drásticos recortes” a la minería aprobados en España y realizando una huelga general indefinida desde el pasado 31 de mayo, explican los mineros.
En su carta, recuerdan las huelgas generales mineras en Reino Unido en 1984 y 1985, y lamentan que, como ocurrió en aquella ocasión, las protestas hayan sido respondidas por las autoridades con “gases lacrimógenos y balas de goma”.

Mientras tanto, al gobierno le estalla una nueva tormenta política debido al rescate de 100.000 millones de euros de la banca española. Sin embargo, España en tanto a estado no es de fiar ya que necesitará un “rescate total”. Desde “los mercados” se espera que el gobierno haga nuevos recortes, suba el IVA, centralice las regiones, privatice empresas públicas e incluso que lleve a cabo una nueva reforma laboral. La OCDE ya vuelve a sugerir que aumentemos (más) la edad de jubilación, para “impulsar el muy necesario crecimiento en las economías envejecidas”.

El día 11 termina con la posible convocatoria de huelga general indefinida para Baleares de la sanidad para el mes de julio. En la misma comunidad está convocada para el 20 de julio una huelga en el sector hotelero, clave en la economía de las islas. En este día la CGT habla de convocar una huelga general en otoño y se preparan ya las movilizaciones en Barcelona para el día 16 contra la represión, la reforma laboral y los recortes.

29/07/12

Deja un comentario

Debates por mes