¡Exijamos paro nacional y plan de lucha!

¡Exijamos paro nacional y plan de lucha!

Pablo Micheli y Hugo Moyano

El INDEK vino diciendo que una persona puede comer con 6 pesos por día. Ahora agregó que con $13 diarios esa misma persona puede alimentarse, vestirse, pagar el alquiler, viajar, educarse y curarse. Este dato, además de ser falaz e indignante, encubre a su vez la verdadera cantidad de pobres e indigentes que hay en el país. Por eso, con razón, miles y miles tildan de mentiroso al gobierno, y a Cristina de vivir en un país de las maravillas. Lo mismo ocurre cuando en el presupuesto del año que viene se dice que la inflación va a ser ¡del 10%!

Por su parte, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, ratificó que el gobierno no va a modificar el impuesto al salario (Ganancias) que pagan millones de asalariados y decenas de miles de jubilados. Con esto el gobierno se asegura recaudar 4.500 millones de pesos anuales. El ministro pidió a los trabajadores un “esfuerzo colectivo” para que sigan tributando. Mientras, le regaló una ley de accidentes de trabajo a medida de la Unión Industrial y demás patronales (ver página 3), las transacciones financieras no pagan impuestos y los grandes empresarios tienen exenciones impositivas. ¡El mismo gobierno que tilda de derecha a los miles de movilizados contra sus mentiras y doble discurso!

 

Cristina Kirchner, en la primera aparición después del cacerolazo del 13 de septiembre (denominado 13S por las redes sociales), afirmó: “Los que todavía no llegaron tienen el derecho a aspirar a ser de clase media y, por qué no, de clase media alta”. Intentando hacer creer que con su “modelo” hay una movilidad social ascendente para los desposeídos. Nos preguntamos: ¿clase media con 13 pesos por día, viviendas de cartón anunciadas tipo bingo en Crónica TV, salarios por debajo de la inflación y jubilaciones y planes Argentina Trabaja de 1.700 pesos?

Con este modelo, señora presidenta, los que se mueven para arriba son usted y su gabinete, que aumentaron sideralmente su patrimonio en todos estos años; los jóvenes de La Cámpora, que ganan sueldazos pagados por todo el pueblo, y los banqueros y multinacionales que siguen llevándose la plata en pala, explotando la mano de obra asalariada de millones de trabajadores.

Después del cacerolazo, Pablo Micheli (CTA) anunció un paro nacional y marcha a Plaza de Mayo el 10 de octubre. Después del mismo, Hugo Moyano de la CGT concurrió a la sede de la CTA-Micheli junto a su hijo y dirigente de los Camioneros, Pablo Moyano, anunciando que desde ese gremio se sumarían a la protesta. También apoyan la convocatoria la Federación Agraria a través del dirigente Eduardo Buzzi y otras organizaciones.

Es auspicioso que dirigentes como Moyano y Micheli, quienes no confluyeron ante el paro y movilización del pasado 27 de junio, ahora juntos llamen a movilizarse. Pero sabemos que el “paro nacional” decretado por Micheli no será tal. A lo sumo será un paro parcial en ATE,el gremio que sostiene a dicho sector de la CTA. Que se sume Camioneros a la marcha es importante. Pero lo que se necesita es que la CGT Moyano convoque a un paro nacional, cosa que ha negado hasta ahora.

La CGT Moyano debería repetir la convocatoria que hizo en junio donde 50.000 trabajadores marcharon a Plaza de Mayo. Llamando y convocando a todos los gremios de su sector para el 10 y a los trabajadores nucleados en la CGT oficial, afectados por los mismos reclamos que se hicieron en aquella oportunidad, es decir, contra el impuesto al salario (Ganancias) y el no pago de las asignaciones familiares. Oportunidad para que se incorporen también todos los sectores sociales disconformes con el gobierno.

 

Izquierda Socialista llama a impulsar la convocatoria del 10 de octubre. Es una gran oportunidad para dar impulso a las luchas en curso. Hay nueve provincias con paros docentes. En Neuquén, esta semana habrá paro de 48 horas con cortes de ruta de ATE, en el marco de un reclamo de recomposición salarial. Los auxiliares de servicio de las escuelas siguen por tiempo indeterminado y están paralizando muchas escuelas de la provincia. UPCN, el gremio aliado al sobichismo, también se ha visto obligado a salir a luchar ante la negativa del gobierno de dar respuestas. En este marco, los docentes de ATEN, quienes hicieron un paro el pasado 13 y otro el 20, este miércoles harán asamblea para definir cómo le dan continuidad. Sólo por dar un ejemplo de los trabajadores que en las provincias están reclamando.

Hay que exigir desde abajo que el 10 de octubre se concrete un paro nacional de la CGT-Moyano. Que dicho paro y movilización sea, además de a Plaza de Mayo, en todas las provincias, para mostrar que la lucha es contra el gobierno nacional y también contra todos los gobernadores que, más allá de los “matices” discursivos que mantienen con Cristina, aplican un ajuste contra los trabajadores y demás sectores populares.

Llamamos, además, a que Moyano y Micheli convoquen a los cuerpos de delegados e internas de todos los gremios a debatir los puntos a reclamar. Y qué continuidad se le va a dar a la jornada del 10, la cual debería ser el punto de partida de un plan de lucha nacional, preparado, debatido y discutido en la base.

Planteamos que el centro del reclamo del 10 de octubre debe pasar por exigir un aumento de salario al valor de la canasta familiar, por la anulación del impuesto al trabajo (Ganancias), el pago de las asignaciones familiares a todos, contra el ajuste en las provincias, contra los despidos y suspensiones, el trabajo en negro y precarizado, entre otros puntos. También, por derechos democráticos fundamentales, como el de expresarse libremente y contra la criminalización de la protesta, abajo la Ley Antiterrorista, repudiando las amenazas al “Pollo” Sobrero y para que se desprocese a los más de 5.000 luchadores sociales. Llamamos a los trabajadores a debatir en asamblea estas propuestas.

 El Socialista 26/09/12

2 comentarios para “¡Exijamos paro nacional y plan de lucha!”

  • Asignaciones familiares

    “Para menos”

    El doble discurso del gobierno no tiene límites. Enmascara como un “aumento de las asignaciones familiares” al hecho de que menos trabajadores percibirán ese beneficio. El antiguo “salario familiar” venía siendo reventado por el kirchnerismo: cada vez lo cobraban menos trabajadores, ya que se había fijado un “tope” para percibirlo de 5.200 pesos. Ahora Cristina anunció la suba de ese tope a 7.000 pesos, pero se unifican los ingresos familiares en 14.000. En concreto: se “suma” todo y el que pasa ese monto no cobra. Así, una familia donde uno de sus miembros percibe 5.000 pesos y el otro 9.000, antes cobraba la asignación por la persona de menor salario y ahora dejará de percibirla.

    Esto no es lo peor: Cristina anunció una mejora de la asignación por hijo del 25,9% (70 pesos, pasando de 270 a 340). Pero esto sólo es para la escala que gana hasta 3.200 pesos (¡sumando los ingresos de todo el grupo familiar!). Para los que suman de ingreso más de ese monto, el aumento se va achicando, hasta llegar a cero (¡sí, cero!) en la escala superior. En concreto, los trabajadores “privilegiados” que todavía cobran la asignación familiar verán que su aumento es sustancialmente inferior a la inflación. A esto tenemos que sumarle que siguen congelados desde 2008 las asignaciones por nacimiento (600 pesos), matrimonio (900 pesos) y ayuda escolar anual (170 pesos).

    Ni el propio gobierno puede esconder que cada vez es menos el dinero que perciben los trabajadores por todos estos conceptos. En el proyecto de presupuesto, recientemente presentado al Congreso, estima que este año se terminará pagando poco más de tres millones de asignaciones por hijo, 424 mil menos que el año pasado. Se trata nada menos que de 1.000 millones de pesos. Lo mismo que otros 600 millones de aquellos trabajadores que “cambiaron de escala” al sumarse ahora los dos ingresos familiares y por eso percibirán menos. Toda esa plata, que corresponde legítimamente a los trabajadores, quedará en las arcas del gobierno para financiar los subsidios a los pulpos privatizados y para pagar los próximos vencimientos de la deuda externa.

    J.C.

    El Socialista 26/09/12

  • Escribe: Guillermo Sánchez

    Coordinar los conflictos docentes
    Que CTERA llame a paro nacional

    En estas semanas varias provincias tuvieron paros y movilizaciones docentes por diferentes motivos. Neuquén, Santa Cruz, Misiones, Córdoba, Santa Fe, Capital, Formosa, Chubut, Chaco, y Catamarca reclamaron que se cumplan aumentos salariales pactados, el pago en tiempo y forma, la defensa de las jubilaciones y las obras sociales, contra la criminalización de la protesta (juicios, procesamientos, desplazamientos, etcétera) y contra proyectos de reformas educativas. Además de estos ataques gubernamentales a la docencia, se suma el grave problema del maltrato al docente, la violencia escolar, la inseguridad, teniendo que soportar que desde el gobierno nacional y las provincias se responsabilice a los docentes de la decadencia inocultable del sistema educativo.

    Pese a la situación y las luchas provinciales, la conducción kirchnerista de CTERA no mueve un dedo. Llamamos a que en todas las asambleas que se realicen en el país le exijamos un inmediato paro y plan de lucha nacional.

    En provincia de Buenos Aires, toda la oposición de SUTEBA unificada (sectores combativos, la CCC, michelistas) convocamos a una movilización este miércoles 26, de Congreso a la Casa de la Provincia, y el 28 a un Encuentro de Directivos y Congresales para coordinar la lucha.

    Ése es el camino. Mientras le exigimos paro nacional a CTERA, debemos impulsar la coordinación de quienes luchan. El 10 de octubre, el llamado a paro y marcha de la CTA Micheli y Camioneros de Moyano es una oportunidad para unificar las protestas provinciales. Habría que convocar previamente a una reunión nacional para coordinar esa y otras acciones, para romper el aislamiento que impone CTERA. Los sindicatos docentes opositores de todo el país y de las provincias en lucha deben encabezar el llamado.

    El Socialista 26/09/12

Deja un comentario

Debates por mes