Paro y plan de lucha

Paro y plan de lucha

Tapa de El Socialista

Tapa de El Socialista

La presidenta Cristina de Kirchner hablará este viernes en la inauguración de las sesiones del Congreso. Seguramente destinará un largo tiempo a las “bondades” de su modelo; le echará la culpa a otros de los problemas del país y, probablemente, haga algún anuncio rimbombante para tratar de recuperar el centro de la escena de la cual fue desplazada después de muchos traspiés en las últimas semanas. El 20% de la suba del mínimo no imponible fue criticado hasta por la propia burocracia sindical oficial (la CGT Balcarce y la CTA de Yasky). El 17% de aumento originario a los docentes que luego se transformó en un 22 por ciento que recién se cobrará el año que viene desencadenó un paro general de la docencia este lunes y, a un año de la masacre de Once, recibió un amplio repudio, no sólo de los familiares de las víctimas, sino de personalidades de los derechos humanos y gran parte de la población que siguen sufriendo un transporte ferroviario desastroso.

Cristina se las está viendo en figurillas para evitar que no sea el blanco de quienes, con razón, perciben ahora mucho más claramente que su modelo económico capitalista es sinónimo de inflación y de robo al salario con el impuesto a las Ganancias, mientras la renta financiera está exenta; que las patronales siguen haciendo fortunas, que el gobierno le sigue robando la plata a los jubilados para pagar la deuda externa a los usureros internacionales y que aspira a un techo salarial para que los ingresos sigan perdiendo la batalla contra la inflación. Flagelo que crece porque es el gobierno el que deja correr los aumentos de precios (el “congelamiento” y la “tolerancia cero” muy poco se ven en las góndolas). Y encima, están llegando las boletas de luz y otros servicios al doble en Capital y provincia de Buenos Aires, igual que en muchas provincias y el transporte subió un 37% en ambos distritos (quien no tiene la tarjeta SUBE paga como mínimo $3,25).

Que el gobierno fogonea las subas queda claro con las naftas. La “nacionalizada” YPF ya anunció que “los aumentos van a seguir el rumbo normal que requiera la compañía y la industria”.

Ajuste que también se está dando en las provincias, donde gobiernan los opositores como De la Sota en Córdoba, el primero en aumentar las naftas y los impuestos. O en la Santa Fe del “socialismo” de Binner- Bonfatti, con subas de más del 100% en el transporte y otros servicios. También en la ciudad de Macri, donde el boleto del subte se irá a 3,50 o el “crítico” Scioli, que habla de “continuidad con cambios”… ¡mientras dice que no tiene un peso para darle a los maestros!

La bronca por los bajos salarios crece. El aumento a los docentes es una miseria (ver páginas centrales) y encima fue otorgado por decreto, mostrando el autoritarismo antiobrero del peronismo kirchnerista. Miles de trabajadores prefieren cobrar en negro para evitar ser alcanzados por el impuesto al salario. El gobierno no paga las asignaciones familiares ni el 82% móvil, y la asignación por hijo y los planes sociales están congelados desde hace años.

Ante esta situación, lo que hace falta es unir a todos los trabajadores del país (estatales y privados, registrados y en negro) en una medida nacional por aumento de salario. Concretamente, en un nuevo paro general que tienen que convocar la CGT Moyano y la CTA Micheli como parte de un plan de lucha para arrancar al gobierno un aumento general de salarios para todos los trabajadores. La canasta familiar ya supera los 7.000 pesos y el salario promedio está en 3.500. Paro general para que se termine con el impuesto al trabajo, porque el salario no es ganancia. Para que se paguen a todos los trabajadores las asignaciones familiares. Para decir ¡No al techo del 20%!

Es necesario un paro general ahora en apoyo a los docentes que están dando una dura pelea enfrentando tanto al gobierno nacional como a los gobernadores. Cristina y los gobernadores dicen que no tienen plata, pero todos están de acuerdo en pagar la deuda externa de contado. “¡Plata para salarios, no para la deuda externa y los bolsillos de las grandes patronales!” tiene que ser el reclamo que se plantee en un paro general para frenar el ajuste anti-salarial.

 

Lamentablemente, en vez de darle continuidad al parazo del pasado 20 de noviembre con otra medida similar, Moyano y Micheli han convocado a una marcha al Ministerio de Trabajo para el próximo 14 de marzo. Está bien que se convoque a marchas. Pero ¿por qué no abren el debate en el movimiento obrero para decidir si hacen falta marchas o un nuevo paro nacional? Micheli dijo después de la reunión con Moyano que “podría haber un paro en el primer semestre” del año. Pero el paro hace falta ahora, cuando se está en medio de la lucha docente y de la pulseada en las paritarias.

Si Moyano y Micheli no convocan al paro es por las limitaciones de estas conducciones que están pensando más en su posicionamiento electoral que en las necesidades de los trabajadores. Es más. Si llamaran a parar y convocaran a la base de los gremios de la CGT oficial a hacer asambleas y a sumarse, se podría hacer un nuevo parazo. ¡Ya los docentes le arrancaron un paro general a Ctera que es de la CGT oficialista de Yasky! Quiere decir que hay condiciones para que un nuevo paro sea un éxito, medida que habría que debatir y preparar para que sea contundente. Más aún cuando las conducción de la CGT Balcarce le ha dado un plazo al gobierno hasta el 7 de marzo para que dé respuesta, amenazando con alguna medida. Lo que quiere decir que no están pudiendo frenar la presión de sus bases que ven perder día a día el poder adquisitivo de sus salarios ante la tremenda inflación y carestía de vida.

Es necesario hacer asambleas y plenarios de delegados para debatir qué medidas tomar en defensa del salario y para solidarizarse con los maestros en lucha. Y votar resoluciones exigiendo a la CGT Moyano y CTA Micheli que convoquen a un paro nacional (que en nuestra opinión debería ser de 36 horas, pero también podría ser de 24 u otra variante), como parte de un plan de lucha nacional. Esa es la necesidad más urgente que hoy tienen la clase trabajadora y demás sectores populares.

El Socialista 27/02/13

Deja un comentario

Debates por mes