Categorías
Derechos Humanos Internacional

Diputada Mónica Schlotthauer de Izquierda Socialista se solidarizó con mujeres afganas y pide que el gobierno talibán no sea reconocido por Argentina

Diputada Mónica Schlotthauer de Izquierda Socialista se solidarizó con mujeres afganas y pide que el gobierno talibán no sea reconocido por Argentina

Por Prensa UIT-CI

Este lunes 23 de agosto se llevó a cabo un acto frente a la Cancillería en solidaridad con el pueblo afgano y en especial con las mujeres y disidencias de ese país (ver foto). El mismo fue convocado por Izquierda Socialista y la agrupación de Mujeres Isadora, donde tuvo como principal oradora a la actual diputada nacional Mónica Schlotthauer y precandidata por el mismo cargo en la lista 1A del FITU que encabeza Nicolás Del Caño en provincia de Buenos Aires.

Schlotthauer señaló: «Los yanquis se fueron derrotados de Afganistán tras veinte años de ocupación dejando un país en ruinas. El poder quedó en manos de los talibanes, un movimiento político religioso islámico ultrarreaccionario. Como feministas socialistas abrazamos toda forma de resistencia y organización de las mujeres afganas contra los talibanes y llamamos a la solidaridad internacional en su apoyo.”

Schlotthauer finalizó: “Le vinimos a exigir al gobierno argentino que no reconozca al gobierno talibán de Afganistán a través de una nota que hemos presentado”.

Acompañaron a Schlotthauer la precandidata a legisladora en CABA en la lista que encabeza Myriam Bregman, Mercedes Trimarchi, y la actual legisladora y precandidata a diputada nacional, Mercedes De Mendieta.

UIT-CI 23/08/21

Categorías
Derechos Humanos Internacional

Apoyemos a las mujeres de Afganistán contra el régimen talibán

Apoyemos a las mujeres de Afganistán contra el régimen talibán

Mujeres de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores – Cuarta Internacional (UIT-CI)


Tras veinte años de ocupación, los yankis se retiraron derrotados de Afganistán. Un nuevo fracaso del imperialismo en su papel de “gendarme mundial”. Deja un país en ruinas. El poder quedó en manos de los talibanes, un movimiento político religioso islámico ultrarreaccionario. Un monstruo originariamente creado por el propio imperialismo que en los años 80 los financió para hacer una guerrilla contra la invasión de la ex URSS. Luego de derrotada la invasión y caída la URSS, los Estados Unidos y el Pentágono perdieron su control. 

Cuando los talibanes gobernaron entre 1996 y 2001, impuso una dictadura burguesa islámica, un gobierno teocrático brutalmente represivo en primer lugar contra las mujeres. Ahora los talibanes pretenden terminar de liquidar las parciales libertades del pueblo y los derechos de las mujeres que serán resistidos por gran parte del pueblo afgano, en especial en las ciudades, por las mujeres y por las demás etnias que pueblan el país. Miles salieron a las calles, por ejemplo, el 19 de agosto a defender la bandera afgana en el día de la independencia nacional de los ingleses y fueron reprimidos por los talibanes.

Categorías
Internacional Sociedad

La dura derrota del imperialismo yanqui en Afganistán

La dura derrota del imperialismo yanqui en Afganistán

Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)


Las dramáticas escenas del aeropuerto de Kabul que recorrieron el mundo, con miles de afganos y afganas tratando de subirse a un avión militar, es la imagen más evidente de la debacle del imperialismo norteamericano.

Los yanquis y sus aliados de la OTAN se escapan de Afganistán y los talibanes tomaron Kabul, su capital, así como las principales ciudades. La retirada yanqui, a casi 20 años de su invasión, deja al país hundido en un desastre.

Es una de las derrotas más graves de los Estados Unidos después de Vietnam. Y se produce en el momento de la más grave crisis mundial de dominación del imperialismo norteamericano. Una crisis política, económica y militar.

El presidente Biden culpa a Trump porque acordó con los talibanes la retirada el año pasado. El secretario de Defensa de Gran Bretaña, el principal aliado de los Estados Unidos en la invasión, tachó de “podrido” el acuerdo entre los Estados Unidos y los talibanes.