Categorías
Derechos Humanos Internacional

¡Libertad a todos los presos políticos de Nicaragua!

¡Libertad a todos los presos políticos de Nicaragua!

Escribe Miguel Lamas, dirigente de la UIT-CI

En las últimas semanas la dictadura capitalista de Daniel Ortega en Nicaragua está retomando juicios y condenas contra treinta y seis presos políticos detenidos desde julio del año pasado. Entre ellos destacadas figuras del sandinismo histórico como Dora Téllez y Hugo Torres (que falleció recientemente en la cárcel) así como dirigentes estudiantiles y juveniles como Lesther Alemán y Yader Parajón. Esto es continuidad de la violentísima represión contra las protestas populares en el 2018 y las elecciones fraudulentas en el 2021. ¿Cómo llegó Nicaragua a esta trágica situación?
 



Daniel Ortega fue uno de los dirigentes de la masiva rebelión popular encabezada por el Frente Sandinista que derrocó en 1979 a  la dictadura de Somoza.

Tuvo una inmensa repercusión y apoyo en Centroamérica y en toda Latinoamérica, aplastada por las dictaduras genocidas proyanquis en Brasil, la Argentina de Videla, el Chile de Pinochet. Jóvenes latinoamericanos se ofrecieron como voluntarios para combatir junto al Frente Sandinista contra Somoza.

La corriente internacional del trotskismo revolucionario, liderada por Nahuel Moreno, apoyó la lucha antisomocista formando la Brigada Simón Bolívar que partió de Bogotá, una parte peleando en el Frente Sur de Nicaragua dentro de las filas del FSLN, y otros, comandados por Miguel Sorans (actual dirigente de la UIT-CI y de Izquierda Socialista) tomaron la ciudad de Bluefields en la costa Atlántica. Muchos fueron heridos y tres murieron en combate.


Después de una durísima lucha, las masas trabajadoras liquidaron el Estado burgués nicaragüense, aniquilaron su ejército, se armaron parcialmente y comenzaron a ocupar tierras y fábricas, a fundar sindicatos y a ejercer embrionaria y parcialmente un poder político directo. El camino estaba abierto para empezar a dar pasos en la construcción del socialismo, avanzando en la ruptura política y económica con los capitalistas y el imperialismo, y resolver los problemas más urgentes del pueblo.

La revolución frustrada

Pero la dirección sandinista, ya encabezada por Ortega, y siguiendo los consejos de Fidel Castro, siguió el camino opuesto. Formó el Gobierno de Reconstrucción Nacional (GRN) con los principales representantes de la minúscula burguesía antisomocista. Las expropiaciones, impuestas por el propio movimiento de masas contra los somocistas, se redujeron al mínimo y siguió la sumisión al FMI aceptando pagar la deuda fraudulenta de la dictadura.

Para acallar toda crítica a esa política expulsaron a la Brigada Simón Bolívar, que impulsaba la  formación de sindicatos de trabajadores y buscaba avanzar en medidas de ruptura con la burguesía. Los brigadistas fueron apresados y expulsados a Panamá en agosto de 1979.

Esa política del gobierno sandinista no impidió que los Estados Unidos de Reagan los atacaran con la invasión de mercenarios de la llamada Contra. El heroísmo y movilización del pueblo nicaragüense logró derrotarla. Pero la conciliación con los empresarios y el imperialismo, y la salvaguarda del capitalismo del gobierno sandinista, hicieron que las condiciones de vida cayeran cada vez más. Por eso Ortega, que fue jefe de Estado, perdió las elecciones ante una coalición de partidos de derecha en 1990.

Ortega vuelve al poder en el 2007 de la mano de la derecha y empresarios

Daniel Ortega volvió al poder años después, en el 2007, de la mano de sectores derechistas, grandes empresarios, como Carlos Pellas, uno de los más ricos del país y dueño del ingenio azucarero San Antonio, y de la Iglesia, junto a quienes aprobó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y a los que complació con la penalización absoluta del aborto, prohibiendo incluso el aborto terapéutico que era legal desde el siglo XIX.  Ortega siguió usando una fraseología “antiimperialista” para sostener su dictadura capitalista. Su vicepresidente entre 2007 y 2012 fue un ex dirigente “contra” (la guerrilla de mercenarios financiada por Estados Unidos), Jaime Morales Carazo. Hizo grandes negociados corruptos con el dinero de Petrocaribe, suministrado por Chávez y Maduro. Ya en 2016 logró su segunda reelección con fraude, prohibiendo a la oposición.

En 2018, violenta represión a la protesta popular

En 2018 aplastó a sangre y fuego la rebelión popular, iniciada en las protestas contra la aplicación del ajuste a la seguridad social recetado por el FMI. La violenta represión militar y paramilitar dejó un saldo de 300 asesinados, mil heridos, centenares de presos políticos y miles de exiliados.

Sectores empresariales y eclesiásticos conciliaron con el régimen, alimentando el falso diálogo. Y son los sectores populares quienes vienen sufriendo el grueso de la represión posterior a la rebelión.
En el 2021 la reelección de Ortega se hizo con enorme abstención popular y con un fraude monumental, y encarcelando a todos los posibles candidatos opositores.

Farsas judiciales y condenas a luchadores populares y antiguos sandinistas

En todas las encuestas, la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo cuenta con menos del 20% de aprobación popular. Sólo se mantiene en base a la represión para intentar impedir una nueva rebelión popular. Para eso encarceló y condenó en juicios sin derecho a defensa a los principales dirigentes populares y estudiantiles de la rebelión del 2018 y a históricos dirigentes sandinistas.

Desde la UIT-CI nos unimos a la campaña internacional “Libertad inmediata e incondicional para Dora María Téllez y los presos políticos en Nicaragua”, con adhesiones de dirigentes y organizaciones de izquierda de decenas de países del mundo (ver en uit-ci.org).

http://izquierdasocialista.org.ar/2020/index.php/blog/elsocialista/item/20200-libertad-a-todos-los-presos-politicos-de-nicaragua

El Socialista 23/02/22

Ítems relacionados

Una respuesta a «¡Libertad a todos los presos políticos de Nicaragua!»

Nicaragua / Hermano del dictador denuncia la muerte Hugo Torres por “cruel encierro”

Escribe Miguel Lamas, dirigente de la UIT-CI

Ocho días después que el histórico comandante sandinista Hugo Torres falleciera en manos del gobierno de Daniel Ortega, el general en retiro Humberto Ortega, hermano del dictador, publicó un artículo en el diario La Prensa en el cual denuncia que el preso político de 73 años murió “al ser expuesto en el cruel encierro” por parte de las autoridades del régimen que encabeza su hermano.

En el artículo titulado “Compañero Hugo Torres”, realza la gesta revolucionaria del fallecido, en especial las dos operaciones guerrilleras que dirigió en 1974 y 1978 (los asaltos a la casa de Chema Castillo y la toma del Palacio Nacional), que obligaron al somocismo a liberar a presos políticos sandinistas, entre ellos el actual mandatario Daniel Ortega.

Humberto Ortega escribió: “Con ese mismo espíritu de lucha, ahora en el campo cívico, Hugo Torres integra una de las varias fracciones en que el antiguo Frente Sandinista se divide desde la década de los noventa, y no rehúye el sacrificio, la cárcel, en la que una vez más demuestra sus convicciones revolucionarias, y muere, como cualquiera a su edad y condiciones físicas, al ser expuesto en el cruel encierro”.

http://izquierdasocialista.org.ar/2020/index.php/blog/elsocialista/item/20198-hermano-del-dictador-denuncia-la-muerte-hugo-torres-por-cruel-encierro

Feb 23, 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.